Francisco: Advirtió sobre los salvadores “Hitler fue votado por su pueblo”

” Es grave intentar defendernos con alambres y muros”.  

El Papa advirtió sobre los riesgos de tratar de buscar un salvador en tiempos de crisis. Habló de latinoamérica, del feroz embate del liberalismo y dijo haber sido usado por políticos argentinos “hay gente que me ha usado, ha usado fotos, como si yo hubiese dicho cosas”.

 

El Papa Francisco advirtió del peligro de recurrir a un salvador en tiempos de crisis, pero se negó a emitir un juicio sobre la investidura de Donald Trump como presidente de Estados Unidos en una entrevista publicada por el diario “El País” el sábado en la que también criticó “el embate del liberalismo económico” en América Latina.

“Asustarme o alegrarme por lo que pueda suceder, en eso creo que podemos caer en una gran imprudencia,” dijo el pontífice de 80 años cuando se le preguntó por el nuevo mandatario estadounidense. “Veremos lo que hace y ahí se evalúa”.

La entrevista fue publicada el sábado pero se realizó en el Vaticano el viernes, al mismo tiempo que Trump juramentaba el cargo de presidente en Washington.

Al preguntársele sobre los líderes políticos de carácter populista que han emergido en Estados Unidos y en Europa, Jorge Mario Bergoglio advirtió sobre los “salvadores” y puso el ejemplo de la Alemania de la década de 1930 en la que Adolf Hitler fue “votado por su pueblo, y después destruyó a su pueblo”.

“En momentos de crisis, no funciona el discernimiento”, señaló. “Busquemos un salvador que nos devuelva la identidad y defendámonos con muros, con alambres, con lo que sea, de los otros pueblos que nos puedan quitar la identidad. Eso es muy grave”.

El pontífice, que hace cuatro años se convirtió en el primer papa oriundo del continente americano tras la renuncia de Benedicto XVI, se refiere en la entrevista a las injusticias que se cometen en el mundo contra la mujer o a cómo la jerarquía eclesiástica se ha alejado de los problemas de la gente, lo que Francisco llama “una Iglesia anestesiada por la mundanidad”.

Sobre Latinoamérica, el Papa dijo que la región “está sufriendo un fuerte embate de liberalismo económico”, de una economía que “mata de hambre, mata de falta de cultura”, y se muestra preocupado por el problema de la migración hacia Estados Unidos y de los cárteles de la droga, entre otros.

El pontífice también abordó temas como las relaciones con China, a donde dijo que le gustaría ir “en cuanto me inviten”, y la migración en el contexto de la crisis de refugiados que buscan bienestar y paz en Europa.

“Que el Mediterráneo se haya convertido en un cementerio nos tiene que hacer pensar”, señaló.

Comparó éste tiempo de crisis con lo vivido en Alemania en el año 30 del que surgió de Hitler. “Las crisis provocan miedos, alertas. Después de [Paul von] Hindenburg, la crisis del 30, Alemania destrozada, busca levantarse, busca su identidad, busca un líder, alguien que le devuelva la identidad y hay un muchachito que se llama Adolf Hitler y dice “yo puedo, yo puedo”. Y toda Alemania vota a Hitler. Hitler no robó el poder, fue votado por su pueblo, y después destruyó a su pueblo. Ese es el peligro. En momentos de crisis, no funciona el discernimiento y para mí es una referencia continua. Busquemos un salvador que nos devuelva la identidad y defendámonos con muros, con alambres, con lo que sea, de los otros pueblos que nos puedan quitar la identidad. Y eso es muy grave. Por eso siempre procuro decir: dialoguen entre ustedes, dialoguen entre ustedes. Pero el caso de Alemania en el 33 es típico, un pueblo que estaba en esa crisis, que buscó su identidad y apareció este líder carismático que prometió darles una identidad, y les dio una identidad distorsionada y ya sabemos lo que pasó. ¿Las fronteras pueden ser controladas? Sí, cada país tiene derecho a controlar sus fronteras, quién entra y quién sale, y los países que están en peligro –de terrorismo o cosas por el estilo– tienen más derecho a controlarlas más, pero ningún país tiene derecho a privar a sus ciudadanos del diálogo con sus vecinos”.

 

Al referirse a Latinoamérica, el Papa Franciso expresó que “está sufriendo un fuerte embate de liberalismo económico” y aludió al cipayo. “El cipayo es aquel que vende la patria a la potencia extranjera que le pueda dar más beneficio. Y en nuestra historia argentina, por ejemplo, siempre hay algún político cipayo. O alguna postura política cipaya. Así que Latinoamérica tiene que rearmarse con formaciones de políticos que realmente den a Latinoamérica la fuerza de los pueblos.” expresó. 

 

Consultado puntualmente sobre las relaciones con Argentina y el peregrinaje de políticos le preguntaron si se ha sentido utilizado, a lo que respondió que sí. “Algunos me dicen “nos tomamos una foto de recuerdo, y le prometo que va a ser para mí y no la voy a publicar”. Y antes de salir por la puerta ya la ha publicado. [Sonríe] Bueno, si le hace feliz usarla el problema es suyo. Se disminuye la calidad de esa persona. El que usa tiene poca altura. Y qué voy a hacer. El problema es de él, no mío. Vienen muchos argentinos a la audiencia general. En Argentina siempre hubo mucho turismo, pero ahora pasar a una audiencia general del Papa es casi obligatorio. [Risas] Después los que vienen acá y que son amigos —yo viví 76 años en Argentina —, a veces mi familia, algunos sobrinos. Pero, usado, sí; hay gente que me ha usado, ha usado fotos, como si yo hubiese dicho cosas y cuando me preguntan, siempre respondo: no es problema mío, no hice declaraciones, si lo dijo él, es problema de él. Pero no entro en el juego del uso. Allá él con su conciencia.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *