Cuando la traición se hace palabra

Cesar Isella en Cosquin pidió aplausos para Lombardi y lo abuchearon

Por Patricio Emilio Torne

-Cuando la traición se hace palabra-

Cesar Isella, durante muchos años estuvo fuera de la grilla de los artistas que actuaban en Cosquín, este año, gracias a los nuevos tiempos de política derechista, volvió, pero no sólo como artista decadente, sino como vocero de una cultura que hace del olvido una herramienta fundamental para instaurar una cultura de vaciamientos y ausencias de principios. Cesar Isella, no sólo es quién llevó a la fama a Soledad Pastorutti, para luego estafarla, y confirmar que la traición a sus pares era su sello de identidad, ya había traicionado a todos los artistas de su generación, los mismos que hicieron del compromiso una bandera de su tiempo. Mientras sus pares desaparecían, iban presos o se exiliaban, el pactaba con la dictadura.


Ahora (recién), volvió llenándose la boca con nombre de los que fueron víctimas de su traición, y entre ellos, la más nombrada, Mercedes Sosa. Mercedes, Horacio Guaraní, Tejada Gómez, nombrados como quienes hasta sus muertes fueran sus colaboradores y amigos, mientras pide aplausos para Hernán Lombardi, el ministro que opera cerrando puertas, censurando medios y callando artistas.


Encima, como si su sola presencia no fuera repugnante, destrozó “Canción de las simples cosas” (de quien es el autor de la música) con una versión que pretendía ser “bailable”, que agite al público de los festivales.
Cesar Isella es un inescrupuloso descarado, es el artista ideal para estos tiempos de gobierno derechista.
Cesar Isella es vomitivo.

-Pato Torne-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *