El ajuste macrista llega ahora a los medicamentos básicos

Afectaría en la salud de 16 millones de personas. El Gobierno Provincial viene aportando con fondos propios ante los faltantes pero la situación se profundizaría.

incertidumbre y preocupación entre los trabajadores del Ministerio de Salud de la Nación. Hasta el jueves aún no sabían cómo iban a responder a los compromisos asumidos para este mes. A cinco días del inicio de la distribución del botiquín, el stock de remedios dejaba a las cajas “casi vacías”.

El alerta lanzada a nivel nacional por TiempoAr señala que “Cuando este lunes los casi 8000 centros médicos de primer nivel de atención comiencen a recibir el botiquín mensual de medicamentos correspondientes al programa de Cobertura Universal de Salud (CUS), se encontrarán con una caja “casi vacía”. No tendrán aspirinas, ibuprofeno, antiinflamatorios, antibióticos de primera elección, antiparasitarios, anticonvulsivos, diuréticos y otros remedios indispensables para atender a los 16 millones beneficiarios que dependen del sistema público de salud“.

Pero no solo los remedios básicos pasan por el recorte, también las personas que padecen VIH y tuberculosis están siendo afectadas “La falta de reactivos para diagnosticar el VIH y tratar la tuberculosis. La crisis ya había sido anunciada al ministro Jorge Lemus en octubre pero la cartera nacional tampoco cumplió con el pedido de provisión de emergencia”.

“La proyección actualizada de stock para el 20 de febrero arroja que el Programa no cuenta con veintisiete (27) de los sesenta y ocho (68) medicamentos que componen el vademécum“, señala la carta fechada el 20 de enero y enviada al ministro Lemus por Claudio Gabriel Calviño, coordinador técnico administrativo de la Secretaría de Promoción, Programas Sanitarios y Salud Comunitaria del Ministerio. La nota a la que tuvo acceso Tiempo adjunta otras comunicaciones previas de la coordinación del programa en las que se advierte que no se hicieron entrega de los medicamentos solicitados con carácter de emergencia y que hay al menos ocho remedios que tampoco fueron adjudicados en la licitación de diciembre último (la primera en los casi 15 meses de gestión macrista).

¿Qué pasa en La Rioja?

“Nosotros hemos tenido faltantes todo el 2016 de todo el listado de medicamentos que se venían sosteniendo con el programa Remediar (actual CUS). Ahora tenemos porque en marzo pasado vimos cómo venía la situación y la decisión del gobernador Sergio Casas fue remplazarlos utilizando nuestro presupuesto“, cuenta Judit Díaz Bazan, ministra de Salud Pública de La Rioja. “Tuvimos faltantes en continuidad y en el numero comprometido, pero no solo medicamentos de primer nivel de atención, también reactivos de VIH y hasta anticonceptivos“, agrega.

“El programa es una ayuda importante para la provincia. Representa casi un 50% de los medicamentos que provee el sistema de salud. Y lo que estamos recibiendo ahora llega apenas a un 20%“, especifica Valeria Rubano, responsable riojana del CUS. “Además, a fines de año se solía mandar una planificación a la provincia con los medicamentos que íbamos a recibir por mes, pero en 2016 no pasó y me complica para trabajar con droguerías locales para remplazar“, añade.

En La Rioja, la situación afecta a 250 centros de salud en los que se atiende la población más vulnerable que no posee obra social. Pero a nivel nacional la situación se repite, con distintas proporciones, en los 7934 establecimientos en los que se atienden 16 millones de personas, según consigna la página web del Programa. Los datos del déficit a lo largo de estos meses son confirmados desde Tucumán, Córdoba, Catamarca, Santa Fe y otras provincias en las que prefieren mantener el anonimato para no poner en riesgo su trabajo ni la provisión de remedios.

Con información de TiempoAr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *