Denuncian que el Gobierno dará de baja 20 mil planes sociales

Barrios de Pie está convocando a realizar ollas populares y a un acampe en el Obelisco “hasta que se revierta la situación”. Reunión con la Iglesia.

Preocupado por la discontinuidad de 20.000 planes sociales, monseñor Jorge Lozano, de la Pastoral Social, recibirá a Barrios de Pie (BP), organización que pidió la reunión con el fin de que “interceda ante el Gobierno para evitar que se concrete esa decisión”. Cuando todo parecía encaminarse por el avance de la Emergencia Social al crearse, el martes pasado, el Consejo de la Economía Popular y el Salario Complementario, esa organización recibió la información que el ministerio de Trabajo ya tomó la decisión de discontinuar esos programas sociales.

A la par de la reunión con Lozano, Barrios de Pie ya está convocando a realizar ollas populares y a un acampe en el Obelisco “hasta que se revierta la situación”.

El jueves pasado se hizo el anuncio de la baja de esos planes, en una reunión entre el secretario de Empleo, Miguel Ponte -quien cobró notoriedad por haber descrito al mercado laboral como un “comer y descomer”- y dirigentes de BP.

Daniel Menéndez, coordinador nacional de esa organización, amplió la información: “El ajuste presupuestario sería de unos mil millones de pesos” y los planes afectados son el Programa de Trabajo Autogestionado y Construir Empleo. Estas asignaciones tienen alcance nacional ya que reemplazan al Plan Argentina Trabaja que no tiene llegada a las ciudades del interior.

De acuerdo a la denuncia de los movimientos sociales “desde marzo 20.000 beneficiarios dejarán de cobrar esos $ 4.000 que asignan a cada uno de los beneficiarios de estos programas”.

Consultado el ministerio de Trabajo convalidó que se discontinuarán planes, aunque no coincidieron con el monto, aunque tampoco lo informaron. Explicaron: “Trabajo jamás debería haber tenido planes sociales, ya que estos son producto de desvirtuar los programas de empleabilidad porque se entrega dinero sin corroborar las prestaciones”. Agregaron: “En octubre, noviembre y diciembre se hicieron excepciones para mitigar conflictos de fin de año y se permitió que se empezara a cobrar sin presentar proyectos”. Aseguran que de ahora en más los beneficiarios de estos planes pasarán a Desarrollo Social y estarán atados al Sueldo Social Complementario que se implementará a partir de la ley de Emergencia Social. Informan, a su vez, que “el presupuesto del ministerio de Trabajo se orientará a programas de inserción, entrenamientos para el trabajo y programas de mejora a la empleabildad. Sobre todo en jóvenes y poblaciones vulnerables”

“Una parte de compañeros van a dejar de cobrar y para nosotros esto va en contra de lo que venimos charlando con la ministra (de Desarrollo Social, Carolina Stanley) por la Emergencia Social”, contó Ménendez a Clarín. Y agregó: “Es un gobierno de esquizofrénicos; por un lado te sientan y acordás y por el otro te ajusta y achica el gasto para los sectores más humildes, lo que es una contradicción en sí misma”.

Otra organización popular afectada es la Corriente Clasista Combativa, quienes decidieron marchar al Obelisco pero el día jueves. “Nos mienten”, exclama su titular, Juan Carlos Alderete, en diálogo con Clarín. “Tenemos una actitud de diálogo político, pero ya no hay más tiempo. Todo resta: no reglamentan la ley de Emergencia Social y desde Trabajo ponen trabas burocráticos para seguir frenándola. Y ahora se suma esto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *