Gestión Macri: Dos veces mas desocupados

Los datos del Indec reflejan una agudización de la crisis de empleo entre los jóvenes. El desempleo entre los jóvenes duplica la tasa general.

Las mujeres de hasta 29 años sufren una tasa de desempleo del 20,1 por ciento, mientras que entre los varones se ubica en 17,2. La desocupación general es del 9,2. La informalidad laboral afecta al 33,3 por ciento.

La tasa de desocupación entre los jóvenes duplica los niveles observados en toda la economía. En el primer trimestre del año, el 20,1 por ciento de las mujeres y el 17,2 por ciento de los varones hasta 29 años estaban desocupados mientras que el desempleo general marcó 9,2 por ciento. Aun así, la medición del Indec subestima la problemática, dado que considera desempleo juvenil aquel que se produce hasta los 29 años, mientras que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo sitúa entre los 15 y 24 años. Al incluir a los adultos jóvenes (25-29 años), el recorte utilizado por el organismo oficial incorpora personas con menos problemas de trabajo y, por lo tanto, minimiza el porcentaje de desocupación juvenil. Una estimación realizada el año pasado por el Centro de Investigación para los Trabajadores (CITRA)-Conicet que funciona en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) estimó que en el segundo trimestre del año pasado el desempleo juvenil fue 2,6 veces superior al promedio en el país.

El informe publicado ayer muestra que un tercio de los asalariados están ocupados en condiciones informales. La cifra publicada para el primer trimestres es 33,3 por ciento de asalariados sin descuento jubilatorio. Como el Indec había suspendido la publicación de sus datos no hay posibilidad de comparar con el mismo período del año pasado. Durante 2016, las cifras difundidas estuvieron siempre en el orden del 33-34 por ciento. Esas cifras no muestran una variación significativa frente a las publicadas por el gobierno anterior. Entre 2003 y 2015 la informalidad se redujo de 49,1 a 33 por ciento. La caída de 17 puntos porcentuales representa un quiebre en la trayectoria ascendente inaugurada con la instalación del modelo de acumulación neoliberal a mediados de los ‘70. Pero, si bien los niveles actuales son más bajos que los exhibidos por el resto de las economías de la región, todavía se ubican por encima de los registros observados en Argentina entre 1977 y 1994.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *