Ganancias: Para el Gobierno nacional Sergio Casas es “confiable”

El gobernador Sergio Casas es de los que el Gobierno nacional considera “confiables” para la votación sobre ganancias que se realizará próximamente en el Senado. Esperan una señal de Hilda Aguirre. La incógnita sería el voto de Teresita Luna.

casas
Según Parlamentario.com el gobernador riojano Sergio Casas es de los que el Gobierno considera “confiables”. En la Cámara baja, los diputados Luis Beder Herrera y Teresita Madera se ausentaron a la hora de votar. En el Senado se espera alguna señal de Hilda Aguirre y habrá que ver qué pasa con Teresita Luna. Carlos Menem no suele estar en las votaciones, pero de hacerlo podría contar el Gobierno con su voto.

 

Aprobado de la manera que resultó el proyecto sobre Ganancias en Diputados, el Gobierno apela ahora al rol que puedan jugar los gobernadores en la Cámara alta, donde la apuesta de mínima es que le introduzcan modificaciones a la iniciativa que, de esa manera, debería volver a la Cámara baja.

En principio, esa alternativa arrancó con buen pie, si se tiene en cuenta que ya son varios los gobernadores que se pronunciaron abiertamente críticos al proyecto opositor, pero el problema es que ya hubo una instancia donde nada pudieron hacer. En efecto, muchos de los gobernadores con los que se contaba poco y nada pudieron (si lo intentaron) hacer durante el debate del martes 6 de diciembre. Veamos.

El cordobés Juan Schiaretti se pronunció abiertamente a favor del proyecto oficial, pero 4 de los 6 diputados de Unión por una Nueva Argentina (léase Unión por Córdoba) votaron con la oposición. María Brezzo se ausentó y solo Blanca Rossi le hizo caso al mandatario, que en las horas previas había recordado a sus legisladores que “ese proyecto le significa a la provincia de Córdoba y a los municipios resignar 1.300 millones de pesos el año próximo”.

¿Qué harán los cordobeses en el Senado? De los tres senadores que esa provincia tiene, dos pertenecen a Cambiemos. El único de Unión Córdoba es Carlos Alberto Caserio, un hombre muy cercano a José Manuel de la Sota, por lo que cuesta imaginar que termine votando contra el proyecto opositor.

Otro de los que más cercano al Gobierno se mostró es el salteño Juan Manuel Urtubey. Esa provincia tiene 7 diputados, de los cuales tres responden al gobernador, dos a Cambiemos, uno es el izquierdista Pablo López, y el restante el monobloquista Alfredo Olmedo. Los tres del gobernador votaron con la oposición, y de ellos Pablo Kosiner redactó parte del proyecto. En rigor, de los 7 diputados Cambiemos solo cosechó el voto del radical Miguel Nanni, porque Guillermo Durand Cornejo fue uno de los ausentes. Y hasta Olmedo, un voto que podría haberse negociado personalmente, votó en contra.

Con todo, el Gobierno espera contar en el Senado con la anuencia de los dos senadores de Urtubey, su hermano Rodolfo y María Cristina Fiore Viñuales. El primero ya adelantó que votaría a favor en general y pedirá modificaciones en particular.

El santafesino Miguel Lifschitz fue otra voz cercana al Gobierno, al admitir que con el proyecto aprobado “hay un costo fiscal importante para el Gobierno nacional y las provincias, que están muy complicadas”. Pero no tiene senadores, así que lo que podía aportar ya no lo hizo en Diputados, donde de los cuatro socialistas, dos votaron a favor, Alicia Ciciliani y Gabriela Troiano, y dos se ausentaron, Hermes Binner y Lucila Duré. Una ecuación de suma cero para el Gobierno.

Otro que nada puede aportar en el Senado es el rionegrino Alberto Weretilneck, que se pronunció también a favor del proyecto, al considerar “sumamente grave” el proyecto “porque perjudica al conjunto de las provincias. Significa financiar a un sector de la población desfinanciando a otro”. De los cinco diputados de esa provincia, todos responden al kirchnerismo, salvo uno que es del Pro. Votaron en consecuencia.

El sanjuanino Sergio Uñac también tiene resistencias por la restitución de las retenciones a la industria minera. De hecho, el Gobierno las sacó a principios de año a pedido de ese gobernador, entre otros. Pero en la provincia el que manda a los legisladores es José Luis Gioja, quien junto a Sandra Castro y María Florencia Peñaloza Marianetti votaron incluso el artículo sobre la restitución de las retenciones a la minería, a pesar de que luego se hiciera circular lo contrario. Uñac solo consiguió el voto de Ramón Alberto Tovares, diputado que había asumido la semana anterior. “La restitución de las retenciones a la minería afectaría a un sector que integra a más de 40 mil familias, entre trabajadores directos e indirectos en San Juan”, ha dicho Uñac, quien de cara a la votación en el Senado no tiene mucho por ofrecer. Ruperto Godoy es kirchnerista y la senadora Marina Riofrío responde a Gioja, quien ya hemos dicho que votó el proyecto opositor.

También se manifestó crítico del proyecto opositor Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos, quien nada pudo hacer en Diputados, donde solo dos de los cinco diputados del FpV-PJ le responden… a veces. Y esta vez, una vez más, Carolina Gaillard y Lautaro Gervasoni, se alinearon con el resto del bloque.

Tal vez en el Senado pueda lograr sí, como otras veces ha hecho, la anuencia de los senadores Pedro Guastavino y Sigrid Kunath.

Hugo Passalacqua, gobernador de Misiones, se expresó a favor del proyecto oficial de Ganancias, y el Gobierno espera contar con los votos de su provincia. Los de Salvador Cabral y de Sandra Giménez, ambos del Frente de la Concordia. El tercero es de Juan Manuel Irrazábal, quien se despegó del cristinismo de entrada, cuando fue de los pocos de su bloque que decidieron hace un año concurrir a la jura de Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa. De todos modos, en Diputados si bien el oficialismo confiaba contar con esos votos, perdido por perdido los misioneros optaron por una postura que no los dejara tan expuestos: Jorge Franco y Silvia Risko se abstuvieron y el exgobernador Maurice Closs se ausentó.

El neuquino Omar Gutiérrez se expresó contrario al proyecto opositor. En la Cámara baja, los diputados del Movimiento Popular Neuquino María Inés Villar Molina y Adrián San Martín se ausentaron a la hora de la votación, pero para el Senado Lucila Crexell ya adelantó que no votará el texto que salió de Diputados. “No se puede seguir haciendo demagogia”, dijo. Se descuenta que similar actitud adoptará el otro senador del MPN, Guillermo Pereyra, aunque no se ha expresado públicamente como su compañera de bancada.

De los senadores del Chaco el Gobierno puede esperar el aporte de Eduardo Aguilar, quien ha expresado que “el rol del Senado es mirar los intereses de las provincias”, aclarando que su punto de vista es “la preservación del dinero que llega al Chaco y desde este lugar voy a analizar el proyecto globalmente e introducir las modificaciones para hacer un poco más coherente del proyecto que se aprobó”. En cambio no puede contar el Gobierno con María Inés Pilatti Vergara, del kirchnerismo duro.

En cuanto a la catamarqueña Lucía Copacci, en el Gobierno la tienen entre ojos. Es de las que pidieron retirar las retenciones a la minería, y los diputados de su provincia Verónica Mercado y Néstor Tomassi votaron a favor del proyecto que las restituye. Esperan algún gesto de la senadora que le responde a la gobernadora, Inés Blas, mientras que Dalmacio Mera responde a su primo Urtubey, y se espera vote contra el proyecto de la oposición.

El riojano Sergio Casas es de los que el Gobierno considera “confiables”. En la Cámara baja, los diputados Luis Beder Herrera y Teresita Madera se ausentaron a la hora de votar. En el Senado se espera alguna señal de Hilda Aguirre y habrá que ver qué pasa con Teresita Luna. Carlos Menem no suele estar en las votaciones, pero de hacerlo podría contar el Gobierno con su voto.

Cuando el presidente Macri agradeció que Sergio Massa no tuviera senadores, no decía la verdad completa, pues sí hay varios que están alineados con él. Está claro que el que responde al gobernador de Chubut, Mario Das Neves, Alfredo Luenzo, lo hará en ese sentido. Los otros dos senadores chubutenses, Juan Mario Pais y Nancy González responden al kirchnerismo. También lo hace la fueguina Miriam Boyadjian. De esa provincia, Julio César Catalán Magni se alineará a lo que decida el bloque PJ-FpV y José Ojeda es el único que podría hacer caso a la gobernadora Rosana Bertone, más cercana al Gobierno por su dependencia fiscal.

Votará alineado con el proyecto opositor de Diputados Jaime Linares, el senador bonaerense del GEN, y como siempre en contra del Gobierno Fernando “Pino” Solanas.

En cuanto a los tucumanos, el gobernador Juan Manzur venía mostrándose muy cercano al Gobierno, pero ya con la reforma electoral se distanció y ahora sus diputados votaron alineados con la oposición. Incluso Miriam Gallardo, que suele hacerle caso. José Alperovich y Beatriz Mirkin podrían entonces no hacer caso a la Rosada. Algo similar sucede con los santiagueños. El Frente Cívico por Santiago venía mostrando el mismo alineamiento con el Gobierno Nacional que exhibió durante la era K. Pero ya rechazaron la reforma electoral, y ahora en la votación en Diputados se alinearon con el resto de la oposición. El Gobierno espera ver ahora la actitud que mantendrán Gerardo Zamora y Ada Rosa Itúrrez de Cappellini.

En cuanto a San Luis, Cambiemos supo tener buena sintonía con los senadores Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso, pero en los últimos tiempos eso parece haber cambiado. El gobernador Alberto Rodríguez Saá se ha mostrado muy crítico del Gobierno en sus últimas declaraciones.

Nada espera en cambio de los senadores que responden a Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Verna (La Pampa) y Santa Cruz (Alicia Kirchner).

El punteo, como se ve, no ofrece muchas garantías para los deseos oficiales, si de los gobernadores dependen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *