Pedían ayuda por inundación y los reprimió la policía


El fuerte temporal que se abatió sobre varias localidades bonaerenses y que ya provocó la evacuación de unas 300 personas en Pergamino, donde el desborde de un arroyo dejó sin luz a una parte de la ciudad, también generó protestas y una respuesta que se viene repitiendo en los últimos meses: represión policial.

La represión se desató cuando los manifestantes interrumpieron la circulación del tránsito con la quema de neumáticos. Exigían baños químicos, agua potable y atención a los evacuados.


Durante el mediodía, cuando familias reclamaban ayuda a las autoridades municipales en medio de las inundaciones que afectan a la región, fueron reprimidos por la Policía, en un hecho inexplicable. Los damnificados solicitaban asistencia en el único puente que se encuentra habilitado, y la policía respondió con balas de goma.

Los vecinos pedían agua potable, colchones y alimentos, entre otros insumos básicos para enfrentar el duro momento que les toca vivir por la subida del agua. Además, sólo permitían que funcione un carril del puente, ya que el paso de los autos genera una ola que inunda las casas aledañas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *